La responsabilidad de la educación en tiempos de cambio global

written by admin on junio 7, 2011 in Cambio Global with no comments

Respondo con este post a la invitación que me hacen mis amigos del CAESCG para presentar un magnífico vídeo que permite visualizar lo anacrónico que puede ser el sistema educativo en un mundo cambiante como el actual.

Nuestros sistemas educativos ya no nos sirven, y puede que incluso hayan tenido unas consecuencias terribles. ¿Porqué te preguntarás? Porque han estado basados, hasta ahora, en tres elementos que pueden parecernos raros, o en los que nunca hemos reparado. Estos tres elemento son: pasado, uniformidad y detalle.
Pasado: lo que se aprende en la educación es lo que las sociedades ya saben. La educación, hasta ahora, ha servido para comunicar a la gente qué ya estaba descubierto.

Uniformidad: lo  que se viene pretendiendo pretendía es que todos lleguen a la misma meta. Y el nivel de avance respecto a los conocimientos del pasado ha servido para medir a la gente, para clasificarla. Sin contar otras posibilidades, otros talentos. Esos quedaban para el ocio y la vida privada.

Detalle: se buscaba que la gente fuera especialista en un campo concreto y que supiera todo lo posible de ese campo. No importaba que ignorara el resto.

Nada de eso resulta ya útil. El cambio global lo demuestra, y en sí mismo puede ser una de las terribles consecuencias del enfoque educativo tradicional, creado para la sociedad de la revolución industrial. ¿Porqué te preguntarás?

- Porque el cambio global es algo nuevo, una sorpresa situada en el futuro. La civilización no había conocido algo así. Y la educación basada en el pasado no prepara para las sorpresas, para los futuros inciertos.

- Porque el cambio global requiere nuevas maneras de mirar las cosas, con distinta mentalidad. Y la clasificación de la gente en función de su conocimiento del pasado ha olvidado talentos como creatividad, flexibilidad mental para cambiar de opinión, arte, motricidad, empatía… Todos esos talentos no sirven mucho para aprender el pasado. Pero sí sirven para afrontar futuros inciertos, especialmente la creatividad y la flexibilidad mental. Eso sí, la gente que los posee puede estar clasificada bien abajo “culturalmente”, lejos de los centros de decisión.

- Porque el cambio global consiste en interacciones que propagan consecuencias. Requiere visión global. Y mirar el detalle, especializarnos, no nos aporta esa visión global que requiere un futuro incierto.

Muy probablemente, el cambio global es una de las consecuencias de un sistema educativo dedicado a formar futuros trabajadores. ¿Te imaginas otro sistema educativo? Hay gente que sí lo hace. Gente que piensa que el sistema educativo debe servir para ayudar a tomar las mejores decisiones posibles para el bien común y propio, movilizando todos los talentos; incluido el de inventar mejores futuros posibles y el de cambiar de opinión si disponemos de mejor información. Quizás las ideas que Ken Ronbinson cuenta a Eduardo Punset nos ayuden a progresar por este camino.